Imagen de Logotipo de Por el perro 50x50 Prohíben el acceso de perros a las zonas de baño de Garaio, Landa y Mendixur

El pantano de Ulibarri-Gamboa, el mas extenso de todo el país vasco con una superficie cercana a los 150 hm cúbicos, es además del principal abastecedor de agua tanto de Vitoria como de Bilbao, una zona natural de recreo y esparcimiento muy frecuentada durante los meses de verano especialmente.

Dentro de este conjunto destacan las situadas en las cercanías del pueblo de Landa, así como la de Gaio. En el caso de la primera hablamos de las playas mas cercanas a Guipuzcoa, que cuentan con zona de merenderos y bar a pie de la misma playa. En el caso de la segunda se encuentra mas al Este que la anterior, conformando el denominado Parque Provincial de Garaio.




Imagen de Logotipo de Por el perro 50x50 Nueva ordenanza municipal

Hasta ahora estas playas eran accesibles a los viajeros que acudían aquí con sus perros en busca de un buen chapuzón, pero con la obtención del galardón de la bandera azul esta situación ha cambiado ya que se ha publicado una nueva ordenanza que regula el uso de estos espacios y con la cual se ha pretendido “regular el uso de estos espacio con el objetivo de garantizar un uso público responsable y acorde con la conservación del entorno natural“.

Dicha ordenanza indica expresamente y con toda claridad que los animales domésticos no podrán entrar en la zona de baño durante la temporada de verano, salvo en el caso de los perros-guía o lazarillos, que deberán ir atados. El resto podrán permanecer en la zona de hierba, siempre sujetos, pero no acceder a esa denominada zona de baño que constituyen el litoral de piedras y el agua propiamente dicha.

Asimismo también se regula la práctica de deportes acuáticos, tales como el surf, kite, patines de agua y demás, que únicamente se podrán realizar en las áreas expresamente designadas para ello, sin salir de estas.

Tampoco el uso de vehículos a motor para el acceso ha quedado sin regular, ya que a partir de ahora solo podrán acceder a las zonas de estacionamiento que se encuentran señalizadas en horario de apertura al público y hasta que se complete su capacidad. En ningún caso la velocidad podrá superar los 30 kilómetros por hora. Además, la prioridad en todo el área siempre será de los peatones.

Incluso el uso de aparatos de música ha quedado regulado, no pudiendo los mismos alcanzarnunca un volumen que resulte molesto para las personas y para el entorno.

Todas estas medidas afirman desde la Diputación ayudarán a mantener un un espacio de alto valor ecológico susceptible, a su vez, de su disfrute adecuado por la ciudadanía. En caso de producirse incumplimientos de estas normas será el gobierno foral el encargado del seguimiento y tramitación de los expedientes sancionadores.