Imagen de Logotipo de Por el perro 50x50 Una solución diferente en cada lugar

En España no existe una ley estatal que regule el estado de los animales que llegan a las perreras. Según cada autonomía pueden vivir o ser sacrificados. Así de simple y dura es la realidad de los perros abandonados que de una u otra manera llegan a las perreras de España.

Cada Comunidad Autónoma regula sus propias leyes de protección animal. Es mas, algunas Comunidades ni siquiera tienen leyes en este sentido. A partir de ahí las provincias y los ayuntamientos pueden ampliar estas leyes a través de sus ordenanzas, pero nunca yendo en contra de ellas ya que son de grado superior. De esta manera para que pueda existir “sacrificio cero” este debe venir marcado ya por la ley autonómica. Y lo mismo ocurre con cualquier otro aspecto de las leyes relativas a los animales.

Por tanto si un perro tiene la desgracia de ser abandonado no correrá la misma suerte según sea recogido en Madrid o en Alicante. En cualquier rincón de la Comunidad de Madrid vivirá y se intentará conseguirle una adopción. Mientras tanto en Alicante esperará el tiempo señalado por la ley para ser reclamado, pero si eso no ocurre será sacrificado.




Imagen de Logotipo de Por el perro 50x50 Sacrificio cero

Dicho esto podemos ver que en España tan solo hay cinco autonomías que tienen implantado el sacrificio cero en sus leyes de protección animal. Se trata de las Comunidades de Madrid, Cataluña, Galicia, La Rioja y Murcia. De hecho recientemente os informábamos de la nueva Ley de protección animal en La Rioja.

Destacar no obstante que en el momento de redactar esta noticia aún no está vigentes el sacrificio cero ni en Murcia ni en La Rioja. En el primer caso se otorgaba un periodo de un año para la adecuación de las distintas perreras, el cual cumple en el mes de diciembre del 2018. Mientras en La Rioja el periodo es de tres meses que cumplen en febrero del año 2019.

Es por ello que por ejemplo en Murcia aún a día de hoy se siguen realizando sacrificios de animales abandonados. De hecho es la región de España con mayor número de sacrificios en las perreras.




Imagen de Logotipo de Por el perro 50x50 El modelo de gestión: un negocio

Dadas las competencias en cuanto a recogidas de animales a los Ayuntamientos estos pueden optar, mediante concurso público, por dos modelos diferentes de gestión: las protectoras de animales y las empresas privadas.

Como es lógico nada tiene que ver una con otra. En los casos que la gestión de los perros abandonados esta en manos de las protectoras están se esfuerzan en mantener a todos los perros vivos y en las mejores condiciones que les es posible. Pero no nos engañemos, la protección animal aporta muy pocos ingresos y a las protectoras les resulta muy complicado simplemente el sobrevivir.

Muy distinto es el caso de las empresas privadas. Estas, por norma general, no tienen tantos reparos ni sensibilidad para con los animales abandonados que llegan a sus instalaciones. Y no es porque sus trabajadores no tengan sentimientos, sino porque son negocios y como tales se rigen por las ganancias económicas.

En muchos casos los concursos públicos de los Ayuntamientos los ganan las empresas privadas ya que presupuestan mucho mas bajo que las protectoras. Esto tiene un sentido claro y es que las protectoras no pueden presentarse con presupuestos mas bajos ya que es lo menos que necesitan para poder cuidar de los animales. En cambio las empresas ajustan al máximo reduciendo los gastos en personal, en material,… o en animales a su cargo. Se maximiza la ganancia a costa de la vida y el estado de los perros abandonados.




Imagen de Logotipo de Por el perro 50x50 El final del camino

Todo lo anterior nos deja una triste realidad. Por un lado en la mayor parte de España se contempla por ley la posibilidad de sacrificar a los animales abandonados que son recogidos por las perreras. A ello hay que sumarle dos factores decisivos: por un lado la gestión de estas perreras están en manos privadas cuyo fin último es la ganancia económica. Por el otro lado y dado el nulo control existente sobre la natalidad de los animales en España, las perreras están completamente saturadas de perros y gatos que son recogidos en las calles.

Ello nos lleva a la mas triste de las situaciones. Y esta no es otra que muchos de los animales que llegan a las perreras de España son inevitablemente sacrificados. Se calcula que los sacrificios rondan el 60% sobre el total de animales.




Imagen de Logotipo de Por el perro 50x50 Mayor regulación y control

Las cifras son muy claras, en España se abandonan mas de 100 mil animales al año. De hecho en el año 2016 fueron mas de 138 mil entre perros y gatos.

Se podría pensar que poniendo una Ley de sacrificio cero a nivel nacional podríamos salvar las vidas de todos estos inocentes animales, pero ¿sería esto sostenible?. La respuesta es un rotundo no, al menos mientras no se pueda atajar la natalidad incontrolada. Mientras esto no sea así seguirán naciendo camadas y camadas, muchos de cuyos miembros acabarán en las perreras. Y este creciente e imparable número hace que las perreras, las protectoras, y las casas de aquellos que se encuentran animales en las calles estén absolutamente saturadas de animales.

Para que la situación de los perros y gatos abandonados en España pueda ser controlada es indispensable regular no solo la tenencia de mascotas, sino también su reproducción así como conseguir concienciar a la población acerca del no abandono. En ese sentido serían necesarias leyes mucho mas duras contra el abandono y el maltrato animal. Como ejemplo tenemos el caso de Holanda, que es el primer país en conseguir que no haya perros abandonados en sus calles.

En relación a todo lo anterior recordamos las ventajas de esterilizar a nuestra mascota. Sea como fuere ojalá algún día podamos decir con orgullo que no volvió a haber perros abandonados ni sacrificios de animales en España.