Raza de perro Alano Español

El Alano Español un perro fuerte, seguro de si mismo y con un agarre inigualable. Le hacen ser un perro de presa utilizado mayoritariamente para la caza mayor.





GRUPO: Segundo.


ALTURA DE LA CRUZ: de 60 a 65 cm en los machos y de 56 a 61 cm en las hembras.


PESO: De 38 a 45 kg en los machos y de 33 a 38 kg en las hembras


CAPA: Corta, tupida, con manto denso en el cuerpo y más suave en la cabeza


PROMEDIO DE VIDA: de 11 a 14 años aproximadamente.


RELACIÓN CON LOS NIÑOS: Muy buena.


RELACIÓN CON OTROS PERROS: Buena.


CUIDADOS:Cepillado de vez en cuando.


Comportamiento


Para entender a un Alano, la primera premisa es establecer la vinculación entre su funcionalidad y modo de vivir, pues su temperamento es una manifestación más de su forma de existir.

Ante todo se trata de un perro de presa y no de un perro de guarda. Las cualidades más valiosas de su temperamento son la valentía y la seguridad en sí mismo, lo que no obsta para que sea a la vez templado y tranquilo. Es un perro silencioso y equilibrado. No ladra, ni manifiesta inseguridad en su comportamiento. Muestra un instinto de caza, apresador, que le hace estar pendiente de todo lo que se mueve a su alrededor. Aprende por naturaleza.

Es perro de un solo dueño, obediente con éste, de espíritu noble y rústico. Desde la infancia manifiesta un instinto innato al agarre, hasta el punto de que la mayoría de los juegos infantiles en esta raza consisten en hacer presa en la zona de las orejas de sus congéneres. El alano no es un perro de convivencia fácil con otros perros.

Llega a tolerar bien a sus vecinos con una correcta socialización y marcándole bien los límites. No es un perro especialmente pendenciero, aunque puede ser agresivo y contundente, si sufre la provocación o agresión de otros perros. Manifiestan un carácter cariñoso con el dueño, aunque nos son excesivamente melosos o cansinos.

El Alano un perro fuerte y seguro de si mismo, de un solo dueño fiel y de fuerte agarre. 

Origen e historia


La hipótesis más compartida sitúa el origen del Alano en las postrimerías del siglo IV de nuestra era, cuando en una Hispania hasta entonces provincia Romana, irrumpen pueblos aguerridos procedentes del Cáucaso y centro Europa: los suevos, vándalos y Alanos. Estos pueblos bárbaros utilizaban perros de presa en el manejo de su ganado y en sus campañas bélicas. La primera referencia fehaciente de la raza viene de la pluma de Gonzalo de Berceo, en el año 1247: “Abrieron grandes bocas como unos Alanos”. Apenas un siglo después, Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, vuelve a mencionarlos en verso, y del mismo periodo data una de las más completas descripciones históricas del Alano: “El libro de la montería” del rey de Castilla, Don Alfonso XI “El justiciero” (año 1347).




De entre todo el conjunto de descripciones históricas, tipos, variedades o sinonimias, destaca una serie de rasgos comunes a nuestro Alano que resultan taxativos en el análisis de la raza: se trata de un perro de presa caracterizado fundamentalmente por su habilidad atávica en el apresamiento (captura y sujeción) de reses domésticas o venatorias. En 1963, Sarazá trata de separar los conceptos “presa español” y “Alano” como razas independientes, aunque emparentadas, otorgando al “presa español” una morfología más brevilínea y pesada. Sin embargo, históricamente han coexistido bajo el mismo concepto racial Alanos de tipología diversa que han venido desarrollando distintos cometidos y ocasionalmente recibiendo distinta denominación; sostenemos que esta “heterogeneidad ancestral” no justifica por sí misma la tesis de pertenecer a razas diferentes.


ESTANDAR DEL BRAQUE SAINT-GERMAIN


ASPECTO GENERAL

Moloso ligero de presa y corredor. Proporciones corporales sublongilíneas, peso eumétrico y perfil cefálicocóncavo. Osamenta recia y musculación fuerte, considerable profundidad de pecho y vientre retraído. Expresión seria. La funcionalidad tradicional es el manejo de ganado bovino bravo y semibravo, de tronco ibérico, en régimen extensivo, así como la caza mayor, como perro de diente para la sujeción de ciervos y jabalíes. Su aplicación moderna es de guarda y de defensa, así como para guarda de ganado frente a cualquier tipo de depredador. Sus características le facultan para cualquier clase de utilización.


CABEZA

Grande y fuerte. Proporciones braquicéfalas. La región craneal predomina sobre la facial. Depresión naso-frontal muy pronunciada. Ojos muy expresivos y posición adelantada.
Hocico desarrollado. Cráneo abombado, con músculos maséteros muy visibles.


CUELLO

De tamaño medio, musculado, con doble papada.


CUERPO

De gran fortaleza, con osamenta recia. Estructura sublongilínea. Línea dorsolumbar con ligera tendencia ascendente en sentido caudal, grupa siempre más elevada que la cruz. Costillar largo y lomo de musculatura fibrosa.


MIEMBROS

Los anteriores fuertes, patas delanteras recias. Vistas frontalmente presentan aplomos rectos, siendo verticales en observación lateral, excepto en la región metacarpiana, medianamente oblicua. Los posteriores bien asentadas en la grupa, firmes y musculosas. Vistas desde la posición caudal tienen los aplomos rectos y lateralmente tendencia a aplomos plantados. Anguladas.


COLOR

Predomina el barcino en todas sus variantes, incluso los grisáceos y azulados, lo mismo que aparece el encerado, el bermejo, el bayo, el barcino con manto carbonado y gris, e igualmente el blanco, siempre manchado de estos tonos en la cabeza, al menos. Los colores sólidos deben ser lo más uniformes posibles, dado que las particularidades complementarias blancas de gran dimensión son además infrecuentes. También pueden darse perros con máscara negra, o bien carecer de ella. La trufa siempre se encuentra pigmentada en negro, no apreciándose ejemplares despigmentados en esta variable, y por otro lado, el color del iris es generalmente castaño o color miel.


PELO

Pelo corto, tupido, con manto denso en el cuerpo y más suave en la cabeza. De longitud media entre 1 y 2,5 cm, más escaso en la región abdominal. No existe nunca subpelo. El pelo de la cola presenta forma de espiga, con mayor dureza y grosor.


ALTURA DE LA CRUZ

Machos: 60 a 65 cm y Hembras: 56 a 61 cm.

SALUD ALANO ESPAÑOL


El Alano Español es un perro fuerte, robusto que no padece ninguna enfermedad heredada de su raza.

Necesita mucho ejercicio, largos paseos o carreras, por lo que no se recomienda tenerlo encerrado en un piso.

Como todas las razas necesita sus revisiones veterinarias y vacunas al día para no lamentar ninguna enfermedad.

/script>